Ingredientes

Para un molde de 18x12 cm

500g Zanahorias

60g Coco rallado y algo más para decorar

70g Azúcar

Galletas hojaldradas (yo utilicé galletas redondas “María-Hojaldradas)

Elaboración

Cocemos las zanahorias en rodajas (sin sal ni ningún tipo de ingrediente), escurrimos el líquido, yo reservé un poquito para mojar las galletas en él, dejamos templar y batimos las zanahorias con el azúcar, añadimos el coco y removemos integrando todos los ingredientes.

Forramos el molde con papel film, colocamos la primera capa con la crema, la segunda capa con galletas (yo las mojé un poquito en el agua de cocción), y la tercera capa con más crema, metemos a la nevera para que enfríe bien, desmoldamos, espolvoreamos con coco rallado y lista para servir. Lo ideal es hacerla de un día para otro, pero si no podéis esperar... dejar que se enfríe muy bien, os sorprenderá su sabor porque es riquísimo, en este caso la hice en un molde pequeño porque éramos sólo tres, pero os digo que si llego hacerla más grande también se come jejeje…….

Esta receta es de tradición familiar de la casa de mi gran amiga “Esther”, un día tomando café en su casa hablábamos de recetas de cocina y yo que siempre estoy atenta, recordaba haber oído de la existencia de esta tarta, así que me lancé a preguntar, y su madre ”Lita“ que es una mujer entrañable me contó que hacía tantos años como 40 ya se la cocinaba a los niñ@s porque era muy sana y así de paso comían zanahoria, posteriormente la hace su hija, y actualmente sus hijos están en vías de hacerla, con lo que ya van 3 generaciones de cocineros dando cuenta de ella, bueno y ahora yo claro jeje!!!.....así que, muchas gracias por permitir que yo también siga con vuestra tradición, sois unos amores y sabéis que os quiero infinito!!!!!